La Terapia de la Abrasión Sutil de la Piel

Uno de las terapias más conocidas en los últimos meses, para enfrentar las marcas que deja el acné, es la microdermoabrasión. Consiste en una exfoliación rápida para remover, de forma mecánica y controlada, las células muertas de la capa superficial de la piel.

Ésta técnica radica en aplicar microcristales de aluminio en la piel, que el experto manipula para remover, de forma
delicada y sutil, capas epidérmicas.

Entre los beneficios de la microdermoabrasión en pieles jóvenes y adultas, se encuentran: la exfoliación la disminución de
líneas de expresión y arrugas; la reducción de los poros abiertos, de las manchas causadas por el sol y de los capilares rotos; la eliminación de espinillas blancas y negras; la remoción de áreas gruesas de la piel surgidas a causa de factores ambientales, y la mejoría tanto de las cicatrices dejadas por el acné. Es indispensables la protección con bloqueador solar usado varias veces en el día, además de los cuidados propios para mantener una piel saludable.

Luego de una sesión, que dura entre 25 y 40 minutos, la mayoría de las personas pueden regresar a sus actividades
habituales inmediatamente.